El Laurel, árbol venerado en la antiguedad

Laurel

El laurel, también conocido como «laurel de la vida» por sus muchos usos beneficiosos para la salud, es uno de los árboles más antiguos y venerados del mundo. El laurel es un árbol de hoja perenne de la familia Lauraceae, nativo de los bosques de los países mediterráneos. Se caracteriza por su follaje brillante y espléndido, con hojas lanceoladas o en forma de corazón, de color verde oscuro y grisáceo. Sus flores son de color blanco, amarillo o anaranjado, con un aroma fragante y una forma de estrella. El laurel es particularmente resistente al fuego y en la antigüedad se colocaban laureles en la entrada de los templos como símbolo de eternidad.

Historia, procedencia y zonas de cultivo del Laurel

árbol de laurel

El laurel es un árbol muy versátil que se cultiva en muchos países a lo largo del mundo. Se adapta bien a los climas templados y subtropicales y crece mejor en suelos arenosos, bien drenados y ricos en nutrientes. En el Mediterráneo, el laurel se encuentra generalmente en zonas costeras, en los límites de los bosques y en los bordes de los caminos. En el Pacífico Noroeste de los Estados Unidos, el laurel se encuentra en climas húmedos, como el bosque de lluvia, y se usa como planta ornamental en parques y jardines.

La historia del laurel se remonta a la antigüedad, cuando se usaba como ofrenda a los dioses y como símbolo de victoria en los campos de batalla. Los griegos y romanos creían que el laurel les daba fuerza y resistencia, y en la antigüedad se usaba para curar enfermedades. El laurel también se usaba como alimento, con sus hojas, flores y frutos, que se utilizaban para hacer sopas, caldos y medicinas.

Usos del Laurel

Hoy en día, el laurel se sigue usando para preparar remedios caseros para tratar problemas de salud. Sus hojas contienen un aceite esencial con propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y antibacterianas. El laurel también se usa en la cocina, como condimento para añadir sabor a los alimentos.

Hojas de laurel

Cuidados del Laurel

Cuidar el laurel es relativamente fácil. Los árboles deben regarse con regularidad y recibir suficiente luz solar para mantener una buena salud. Si se observan signos de sequía, se deben regar abundantemente. Los árboles también deben fertilizarse regularmente para obtener el mejor crecimiento. Si el árbol se encuentra en una zona donde el suelo es ácido, se debe agregar cal para mantener un nivel de pH óptimo. Si el laurel se encuentra en una zona donde hay mucho viento, se debe acondicionar para protegerlo del viento. El laurel también requiere podas periódicas para mantener un buen crecimiento y para evitar que se vuelva demasiado grande.

Conclusión

El laurel es uno de los árboles más antiguos y venerados del mundo. Se cultiva en diferentes partes del mundo y se usa para tratar una variedad de problemas de salud. Sus hojas también se usan como condimento para añadir sabor a los alimentos. El cuidado y la atención adecuados son esenciales para mantener el árbol sano y fuerte.

Si necesitas alguna herramienta para su cuidado pásate por este artículo de los mejores cortasetos.